Suena alarmista, pero no hay tiempo que perder, las marcas tienen la responsabilidad de apostar a una sustentabilidad real y no una de fachada. Una de las críticas hacia el marketing siempre fue que realiza acciones solo para vender, eso fue antes, hoy el verdadero marketing es el que hace visible soluciones reales.

El contexto del problema a resolver

El problema a solucionar a nivel global de las marcas que toman el medioambiente o sustentabilidad como bandera es tener conciencia de que hoy se lucha contras las emociones de CO2 y un fenómeno que llaman Cambio Climático.

Para esto tenemos que ver unos datos que nos dan contexto de lo que está pasando y además nos hace ver que las acciones tibias no funcionan en una situación radical. No se puede ser tibio ante la posibilidad de tener entre 50 a 200 millones de Refugiados Climáticos según la ONU. Solo para hacer un paralelismo, tras la Guerra de Siria hubo 16 millones de desplazados.

Incluso si se cumplen los puntos del Acuerdo de París, el 5 % de los animales en la tierra dejaran de existir. Esto si se cumple, lo que deja la posibilidad de panoramas peores. Google Earth nos deja un timelapse de las modificaciones en ciertos puntos de la tierra desde 1984 al 2020.

Google Earth

Sería tragicómico que generaciones siguientes van a ver los anuncios de Coca-Cola con los osos polares como algo raro o de fantasía, así como campañas de salvar a ciertos animales de la extinción como algo totalmente raro, porque esas especies ya no estarían compartiendo el planeta con nosotros.

Adblock de Sustentabilidad

Probablemente a estas alturas cuando escuchás de Cambio Climático y otros problemas que este trae consigo, como la extinción de especies, etc, ya no te impactan como esa primera vez que escuchaste sobre el tema. Ya es solo ruido de fondo. Por eso las campañas de marketing y comunicaciones oficiales son casi inservibles.

Es necesario saltar ese Adblock de Sustentabilidad como siempre lo hemos hecho, contando historias. Para eso tenemos que ver una villano. El clásico es culpar al capitalismo por sus empresas que contaminan o sacar bandera comunista desconociendo el impacto de la catástrofe de Chernobyl y mucho menos la de Aral, porque no tiene serie popular.

Para desbloquear, necesitamos olvidarnos de esa revalidad de hace siglos y enfocarnos en ver al verdadero villano: la economía lineal, que se lo puede distinguir al entender la Economía Circular.

Wikipedia

La producción con Economía Circular es la salida que empresas y marcas deben tener para realmente hablar de sustentablidad o de productos o servicios que ayudan al ambiente. Si no estamos frente a una marca que no cierra el círculo o no tiene la posibilidad de cerrar y habla de sustentabilidad estamos frente a humo puro.

Existen marcas de Sustentabilidad Real

Existen grandes marcas si hablamos de sustentabilidad, la revista Forbes nos deja algunas. Podemos hablar de radicalismo al leer el libro de Peter Thiel “De zero a uno”, que menciona a Tesla como gran ejemplo, que tiene su reporte de cada año.

Pero esto nos puede hacer suponer que solo marcas grandes como Tesla son la únicas que pueden hablar de eso o hacer acciones de impacto, pero no es tan así. Basta con ver acciones y ejemplos como las de Mboja’o o Wembé a nivel local. Peor eso también tiene sus contraparte de humo, otras marcas que dicen ser sustentables y amigas del ambiente cuando hacen más humo o CO2 dentro del marketing.

En el espacio de Fuc**** Sustentabilidad vamos a hablar de ejemplos, así que estate atento a los artículos de la serie.


Este artículo forma parte de dos proyectos de este espacio, la serie Fuc**** Sustentabilidad, la cual podés seguir aquí y el Fuc**** Daily, que son dosis de marketing diarios.

Voiced by Amazon Polly

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.