La experiencia de escuchar un audiolibro es diferente a la de leer un libro impreso, pero no necesariamente menos valiosa. Aunque algunos puristas del libro impreso pueden argumentar que la experiencia de leer un libro no se puede comparar con la de escucharlo, los audiolibros ofrecen muchas ventajas que no se pueden ignorar.

Vamos por las razones

En primer lugar, los audiolibros son una excelente opción para aquellos que tienen dificultades para leer, ya sea por problemas de visión o de aprendizaje. Los audiolibros permiten que estas personas disfruten de la experiencia de la lectura sin tener que esforzarse para ver las palabras. Además, los audiolibros también pueden ser una excelente opción para aquellos que no son nativos del idioma en el que están leyendo, ya que pueden seguir la historia a través de la narración en vez de tener que esforzarse para entender las palabras escritas.

Además, los audiolibros son muy prácticos para aquellos que tienen un estilo de vida activo o que pasan mucho tiempo viajando. En lugar de tener que llevar consigo varios libros impresos, una persona puede descargar varios audiolibros en su dispositivo móvil y escucharlos mientras hace ejercicio, viaja en transporte público o se dedica a otras tareas. Esto significa que las personas pueden aprovechar mejor su tiempo y disfrutar de varios libros al mismo tiempo.

Los audiolibros también ofrecen una experiencia de lectura más inmersiva. Al escuchar un libro, se pueden crear imágenes mentales más precisas y detalladas que al leer un libro impreso. Además, al escuchar un libro, se pueden capturar detalles que pueden pasar desapercibidos al leer un libro impreso. Los actores de voz profesionales que narrar los libros también pueden dar vida a los personajes de una manera que no es posible al leer un libro impreso.

Sin embargo, también hay algunas desventajas en la experiencia de los audiolibros. Una de las desventajas más importantes es que no se puede hojear un audiolibro para encontrar una referencia específica. Esto puede ser un problema para aquellos que deseen estudiar un libro o buscar una cita específica. Además, algunas personas pueden encontrar que escuchar un libro es menos satisfactorio que leer un libro impreso.

En conclusión

La experiencia de escuchar un audiolibro es diferente a la de leer un libro impreso, pero ofrece muchas ventajas y beneficios. Es una excelente opción para aquellos que tienen dificultades para leer, para aquellos que no son nativos del idioma en el que están leyendo, y para aquellos que tienen un estilo de vida activo o que pasan mucho tiempo viajando. Los audiolibros también ofrecen una experiencia de lectura más inmersiva y pueden capturar detalles que pueden pasar desapercibidos al leer un libro impreso. Sin embargo, también hay algunas desventajas, como la falta de la posibilidad de hojear un audiolibro para encontrar una referencia específica. En última instancia, la elección entre leer un libro impreso o escuchar un audiolibro dependerá de las preferencias personales y necesidades de cada individuo.


Libros de los 12 seleccionados algunos se leyeron en papel. Mirás las reseñas


No importa si sos fans del papel, tinta digital o audiolibros, no dejes de ver los 12 seleccionados de la Fuc**** Biblioteca.

Voiced by Amazon Polly

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *